Barritas de Coco – Deliciosas como la Navidad

barritas-de-coco

La Navidad es una época del año muy inspiradora para preparar cosas ricas de comer en nuestra cocina, especialmente cuando pensamos en compartirlas con nuestros seres queridos, pero también es una temporada de muchas carreras entre el cierre del año en la oficina, colocar la decoración navideña de la casa, las compras, los regalos, las visitas, los intercambios y las fiestas, por lo que hoy pensé en compartir con ustedes, mis queridos y queridas lectoras, una receta sabrosa, sencilla y muy rápida de preparar.

Se trata de unas “Barritas Crujientes de Coco”, (que por cierto no necesitan cocción) tan deliciosas como la Navidad y tan nutritivas como el calor de hogar, ideales para cuando se les antoje algo dulce pero no quieran comerse una de esas “barras energéticas” que están terriblemente cargadas de azúcar y aditivos.

Por cierto, esta receta me la enseñó hace tiempo un maravilloso Ángel de la Cocina. Aquí la tienen, rinde aproximadamente entre 8 y 10 barritas, de acuerdo al tamaño que quieran darles.

Ingredientes:

1 taza de coco rallado (80 g)
1/4 taza de jarabe de arce (miel de maple) natural
2 cucharadas de aceite de coco
1/2 cucharadita de extracto de vainilla pura
1/8 cucharadita de sal

Instrucciones:

Combinen todos los ingredientes en un procesador de alimentos o licuadora, luego viertan la mezcla en cualquier recipiente pequeño o molde, procuren darle un espesor de 1.5 a 2 cm, y para terminar pónganlo en el refrigerador durante una hora. Después sólo corten en forma de barritas o cuadritos.

¡Así de sencillo!

Tips.

  • Se facilita el corte si utilizan un cuchillo húmedo.
  • Para desprender con mayor facilidad del molde coloquen abajo un papel encerado.
  • Pueden utilizar cortadores de galleta para darles formas diferentes
  • Si dividen la pasta en partes y les agregan un poquito de color podrán hacer algunas combinaciones divertidas.
  • La decoración depende de su imaginación, pero puedo sugerirles espolvorearlos con un poquito más de coco y una cascarita de limón rallados muy finamente.
  • Se pueden almacenar en la nevera o en el congelador, les durarán por lo menos un par de semanas, aunque no creo que sobrevivan tanto tiempo a los glotones de la casa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *